22 jul. 2015

Sorbete de mojito

Hace ya un tiempo os confesé que me encanta el mojito, y si es moreno, mucho mejor.

Cuando llega el buen tiempo, lo preparo en casa para cenar, o por el simple hecho de darme el gustazo. ¡Me encanta!

Por eso, cuando me compré el libro de Pam, del blog Uno de Dos, y vi el sorbete de mojito, no tardé ni media hora en ponerme manos a la obra.

14 jul. 2015

Polos de arándanos y limón

Cuando aprieta el calor, apenas como. Tengo muchos problemas para comer sólido y no sentirme fatal. Así que opto por sopas frías, gazpachos y platos por el estilo con algún tropezón para estar fresquita y comer lo mejor posible.

Los helados están incluidos dentro de mi dieta veraniega. Ya sean helados mega calóricos y cremosos, o polos de fruta ligeros y con hielo que me de gustico al morder.

Los polos de hoy son de los segundos y están hechos con arándanos y limón.


8 jul. 2015

Helado de leche condensada y lacasitos

Comer leche condensada a cucharadas no es muy sano y además, es de golosos empedernidos. Confieso que es una de las cosas que más me gusta hacer, pero he preferido hacer un helado fresquito y cremoso en vez de comerme el bote de leche condensada yo solita...

1 jul. 2015

Pseudovacaciones, dejar el blog y otros pensamientos

Cuando empecé con la andadura del blog estaba ilusionada y aunque tuviese poco público, cocinaba y cocinaba y podía estar un montón de horas buscando recetas.

También leía mucho entre blogs, revistas y libros... Pero la cosa fue cambiando.

Lo que empezó siendo un blog dulce, y que lo sigue siendo, empezó a cambiar poco a poco hacia recetas más elaboradas y diversas que van más allá de los cupcakes.

Y lo más importante, mi gusto por lo dulce sigue, pero mi gusto por el buen comer, y lo salado ha aumentado considerablemente estos casi 3 años que tiene el blog.

Por eso he decidido que en septiembre, con la vuelta al cole, tendréis un nuevo blog con recetas dulces, claro que sí, pero también recetas saladas y muchas más visitas a lugares. Algo más parecido a lo que soy yo ahora.

Además, mi mótivación por cocinar ha cambiado y me paso más horas en la cocina y menos navegando entre páginas y recetas online.

Disfruto mucho más cuando voy a comprar y cuando cocino, que no cuando escribo para el blog. Cada vez más, me veía obligada a pensar una receta para el blog y se me ocurren menos cosas dulces y más saladas.

De ahí, el cambio. Sigo siendo un monstruo devorador de dulces y no tengo intención de dejar de serlo, pero cada vez disfruto más de lo salado, de ir a cenar por ahí y de probar cosas nuevas y no tan nuevas, de cocinar cada vez una cosa diferente o de mejorar ese arroz que me gustó tanto, o ese curry que me quedó un pelín soso, por ejemplo.

Esto no quiere decir que el blog vaya a desaparecer durante el verano, pero si a reducir sus publicaciones considerablemente a un par al mes o tres, como mucho.

Además, el nuevo blog, que me lo va a diseñar Román (nadie mejor que él para hacerlo), me ilusiona mucho y aunque Sheyla's Cupcakes me ha dado muchas alegrías, también ha conseguido saturarme.

Queda mucho trabajo por delante, pero también muchas ganas por este nuevo blog, que es mi proyecto para verano.

Espero que lo comprendáis y me gustaría saber qué opináis al respecto.

Un beso a todos los que habéis estado ahí durante estos casi tres años. Eso si, durante el verano seguiré publicando y en septiembre os espero en el nuevo blog, en el que espero que estén todas estas recetas que ya he dejado en este pequeño rincón dulce.