29 nov. 2012

Cupcakes de chocolate, otra vez... pero esta vez, blanco!

El domingo tuvimos comida en casa de una amiga. Como no podía ser de otra forma, llevé el postre.
Lo tuve muy fácil: cupcakes. Pero, ¿de qué? Podía haber hecho cupcakes de tres chocolates, o de cualquier otra cosa. La cuestión, es que siempre que voy a cocinar algo para alguien, no tengo todos los ingredientes que yo quiero. Así que, pensando un poco, salieron estos cupcakes de chocolate blanco...

La verdad que mi relación reposteril con el chocolate blanco, estaba al borde del divorcio... Se portaba muy muy mal. No se fundía como a mi me gustaba, me hacía que la buttercream tuviese grumos (y lo echaba en frío), no lo podía teñir porque no quedaba bien... En fin, que estaba hartita del chocolate blanco y lo caprichoso que era conmigo y lo mal que se portaba.
                           

Hasta que un buen día, encontré a mi alumno preferido. Si! El chocolate blanco de Nestlé Postres. Es taaaaan maravilloso! Es taaaaaan buen niño! Se porta taaaaaan bien! No hace grumos, me deja las buttercreams perfectas, funde bien, se puede teñir, y además.... esta buenísimo!
Como me gustó tanto, compré tabletas de sobra para tener en casa, con el fin de que si algún día dejan de venderlas en el Lidl, o llega el fin del mundo, yo tenga chocolate blanco para mi!


Asi que, saqué unas de las tabletas y decidí que la iba a utilizar para hacer el postre para las "nenitas". Si, habéis leído bien. El grupo del whatsapp que tenemos, se llama las nenitas. Y todo ésto viene, porque la madre de una de ella se refiere a nosotras como tal.

Y bueno, les gustaron, y a mí también. Me comí uno y medio. Y hubiera seguido comiendo, pero ya habia comido bastante y tenía la tripa bien llena. Normal, con el arroz al horno que nos preparó Olga, que estaba maravilloso y lo que comí antes del arroz, estaba para salir volando como un globo. Pero me zampé el cupcakes y medio. Siempre guardo un hueco para el postre... Un buen hueco, si.


 Y ya os dejo la receta de...

Cupcakes de chocolate blanco
2 huevos M
1 cucharadita de levadura química
1 cucharadita de vainilla
140g de azúcar blanco
150g de harina
120g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
70ml de leche
Chocolate blanco troceado (mejor pepitas)



Elaboración:
Preparamos las cápsulas en el molde para hornear y precalentamos el horno a 160ºC.
Ponemos la cucharadita de vainilla en un recipiente junto a la leche.
Batimos la mantequilla con el azúcar y añadimos los huevos integrándolos bien y de uno en uno.
Tamizamos la harina con la levadura y agregamos la mitad de la mezcla. Cuando esté integrada, incorporamos la leche y volvemos a batir hasta que quede la masa homogénea y agregaremos el resto de la harina y la levadura tamizadas.
En último lugar, agregamos las pepitas de chocolate blanco, o los trocitos y lso incorporamos bien con una espátula.
Colocamos la masa en las cápsulas, sin llenarlas más de 2/3 y horneamos durante unos 22 minutos aproximadamente.
Recordad, que es importante no abrir el horno para que no se nos fastidien los cupcakes!
Los sacaremos del horno cuando pase el tiempo de horneado y al pincharlos, el palillo salga limpio.
Los dejaremos enfriar en una rejilla, y listo!

Buttercream de chocolate blanco
250g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
280 de icing sugar tamizado
180g de chocolate blanco

Elaboración:
Batimos la mantequilla hasta que blanquee. Es importante, muy importante, que la mantequilla esté a temperatura ambiente. Si, vale, ahora el ambiente es frío, pero tiene que estar blandita, no tan dura como está en la nevera.
Yo ahora no la tengo en la nevera, sino guardada en una caja hermética en un armario. una hora antes de usarla, la troceo y la dejo en un bol.
Una vez la mantequilla ha blanqueado, añadimos el icing sugar tamizado. Como siempre digo, para batir tapamos el bol con un trapo (si está ligeramente humedecido, mejor) para no llenar la cocina del "polvo" del icing sugar.
Fundimos el chocolate blanco al baño maría o en el micrrondas, con cuidado de que no se nos queme. Este chocolate, para mí, es más delicado que el resto, por ello, voy con especial cautela.
Cuando se funda, lo dejamos que se enfríe, y lo agregaremos a la mezcla cuando esté frío. Si lo añadimos cuando está caliente, la mantequilla se derretíra y adiós al buttercream.
Yo he utilizado la boquilla 1M para decorar, haciendo una rosa y y después continuando con la manga hacia el centro de nuevo.
Por cierto, estas cantidades de buttercream son para 11 cupcakes con muuuucho buttercream. Pero, como siempre, podéis dividir las cantidades para poder hacer menos.


Me faltan fotos de las demás, pero... aquí os dejo a mis nenitas en pleno juego, llenándose la nariz con buttercream! Si es que no las puedo dejar solas! Vaya pareja! 


Por cierto, ¿habéis visto los iconos que puesto en el lateral del blog? Tienen forma de cupcake! Muchas gracias a Román, que siempre me echa un cable con estas cosas! Puedo decir que tengo diseñador para mi solita. A ver si un día os lo presento!

Me despido hasta el próximo post! Muuuuuchos besos y feliz jueves!

1 comentario:

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!