3 feb. 2014

El blondie que quería ser moreno...

La receta de hoy creo que os va a sorprender.

A mí me gustó nada más verla, y al hacerla y probarla ha sido enamoramiento absoluto en cuestión de instantes.

Os presento al blondie mulato...


Estáis equivocados si pensáis que lleva chocolate. Bueno, si lo lleva, pero en trocitos.

El tono que veis es por el azúcar que he utilizado... Un azúcar moreno, morenísimo con melaza que compré en una tienda que os tengo que enseñar algún día. Huele a moscatel y caramelo y es el culpable de que mi blondie haya salido más moreno que rubio.


Además, lleva almendras fritas y crema de almendras. La combinación es un verdadero placer. Y os lo digo yo, que prefiero cualquier cosa que lleve chocolate a toneladas antes que nada...

Y huele tan bien que cuando estaba el horno, en casa, olía por todos los lados.


Hice las fotos cuando todavía estaba caliente para poder probarlo antes... Me podía la gula, qué queréis que os diga.



Blondie con almendra y chocolate (adaptado de Joy The Baker)

Ingredientes:
170g de mantequilla sin sal
350g de azúcar moreno, con melaza o moscabado (cuánto mejor sea, mejor será el blondie)
2 huevos L
1 yema 
50g de crema de almendras (he utilizado Almendrina)
2 cucharadas de vainilla
1/2 cucharadita de sal
1/4 de cucharadita de canela molida
170g de harina de trigo
1/2 cucharadita de levadura química
1 taza de almendras fritas
1 taza de chips de chocolate o chocolate troceado

Elaboración:
Fundimos la mantequilla hasta que esté doradita y la dejamos enfríar por completo.
Si el azúcar tiende a apelmazarse por la melaza, lo pulverizamos un poquito con algún batidor.
Mezclamos la mantequilla, la crema de almendras, los dos huevos, la yema, la vainilla y el azúcar hasta conseguir una pasta.
Agregamos la harina, la sal, la levadura y la canela y removemos con una cuchara hasta obtener una mezcla densa y homogénea.
Añadimos las almendras y el chocolate reservando una pequeña parte para colocar por encima y lo integramos dándole unas vueltas.
Colocamos el resto que habíamos reservado y horneamos a 180ºC durante 30 minutos aproximadamente.

Se puede comer tibio, completamente frío.


La receta, como veis es fácil. Y lo más importante es utilizar almendras buenas y un azúcar rico de verdad.


El azúcar moreno del supermercado, el habitual, nos puede servir, pero no conseguiremos un blondie igual.

Cuando compré el azúcar con melaza y abrí la bolsa para olerlo, supe que enriquecería mis recetas. Esa textura suave, firme y esos granitos que parece que se mueven cuando los tocas para colocarse mejor... Aiiisss, qué rico.



Y vosotros, ¿habéis usado un azúcar que os cambiase una receta como me ha pasado a mí?

¡Un beso grande y bienvenidos a los nuevos!



3 comentarios:

  1. Me encanta! Me pierde el chocolate blanco y las almendras.! Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Jaja me encanta el título. Se le ve una pinta estupenda la verdad!!!!

    ResponderEliminar
  3. Sheyla, yo casi siempre utilizo azúcar moreno para casi todo. Una vez hice arroz con leche, y de pinta, moreno, pero estaba bueno, pero no parecía arroz con leche, qué horror. Me ha encantado la receta, tú y el chocolate, ja, ja. Un besico.

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!