20 feb. 2014

Magdalenas, de las de toda la vida...

Tengo que reconocer que aunque la repostería, sea como sea, me gusta, tengo especial debilidad por los dulces de toda la vida.

Me gustan los sobaos, las natillas y por supuesto, las magdalenas. Así que hoy, dulce perfecto para mojar en leche.


Cierto es que ahora hay cupcakes, brownies y tartas por todos los sitios. Que la repostería de otros lugares nos hace salivar y nos olvidamos de la de aquí, de la de siempre de madres y abuelas. Parece que nos olvidamos de lo que tenemos desde siempre, que está bien rico.

Y lo siento mucho, pero una buena magdalena, de las esponjosas, de verdad, me hace olvidar un cupcake y me hace sentirme una niña llena de churretones de leche con nesquik.


Por eso, cuando vi la receta que publicó Ivana, de Cupcakes a Diario, supe que tenía que hacerla. Y es tal cuál describe.

Son maravillosas para mojar en leche, comer con una onza de chocolate o sin más, ellas solas. 


Magdalenas caseras (de Cupcakes a Diario)

Ingredientes para 9 magdalenas:
120g de azúcar
2 huevos L
120g de aceite de oliva
160g de harina de repostería
1 cucharadita de levadura química
30ml de zumo de naranja
30ml de leche
1 cucharadita de ralladura de naranja 
1 pizca de sal

Elaboración: 
Tamizamos la harina, la levadura y la sal.
Batimos los huevos y añadimos el azúcar, el zumo de naranja y la leche y batimos hasta que se incorporen.
Vamos añadiendo el aceite poco a poco y sin dejar de batir.
Cucharada a cucharada incorporamos la harina y en último lugar, cuando ya tengamos la mezcla lista agregamos la ralladura de naranja.
Guardamos en la nevera 1 ó 2 horas tapando el recipiente con film transparente.
Colocamos la masa en las cápsulas y espolvoreamos con azúcar por encima.
Con el horno precalentado a 200ºC, horneamos durante unos 14 minutos.
Dejamos enfriar y ¡a devorarlas!





Como véis, son sencillas y además, están exquisitas.


Además, si hacéis la receta y le enviáis la fotografía a Ivana, entráis en el sorteo de un pedazo de lote de moldes maravillosos. Son 8 moldes de los que no pueden faltar en nuestras cocinar. Podéis verlo pinchando aquí.

Espero que os animéis a probarlas, ya que estoy segura de que os van a gustar mucho.

El próximo post, será de ruta dulce, sobre helados en Girona. ¿Alguien sabe decirme de qué sitio voy a hablar?

¡Un beso grande a todos!





4 comentarios:

  1. Te han quedado geniales Sheyla, a mi me encantan las magdalenas de toda la vida, y te han quedado con copete, qué chulo, de naranja hago últimamente, me encantan. Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tatiana! Pruébalas que te van a encantar!
      Un besoo

      Eliminar
  2. Pues totalmente de acuerdo. A veces nos obsesionamos con todas esas recetas americanas que están tan de moda y nos olvidamos de las de toda la vida que están igual de ricas o más! Te han quedado geniales esas magdalenas Sheyla!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, te sigo desde hace muy poquito, y me gusta mucho tu blog. He hecho las madalenas, y salen bueniiisimas!!!. Me quedaron super, las lleve al trabajo, donde pruebo todo y desaparecieron en un segundo,jaja
    Gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!