14 oct. 2014

Tarta de nocilla sin horno

Mediados de octubre y parece que estamos en julio. Aunque yo estoy en modo otoñal y me apetece encender el horno y cocinar toda clase de dulces, hoy traigo esta tarta sin horno que podéis hacer en un ratito.


Cuando me llegó la Degustabox y vi todos los productos que venían no me costó decidirme por esta nocilla de almendras para la receta. 

Las pringles, todas las bebidas y los fideos instantáneos que venían este mes me duraron un suspiro, o incluso menos. Y guardé la nocilla como un tesoro para hacer una tarta con ella. El gofre no corrió la misma suerte y desapareció a toda velocidad también.

Además, este mes enviaron un aceite buenísimo con un sabor muy intenso.

Si queréis comprar vuestra primera Degustabox, podéis utilizar el código ERG07 y os costará 9,99 en vez de 14,99.

Es una receta sencilla y que se puede preparar de un día para otro, ya que necesita reposo para que cuaje. Incluso podéis sustituir la nocilla de almendras por otra que os guste más, o por chocolate.



Tarta de nocilla de almendras sin horno

Ingredientes:
Un tubo de galletas tipo digestive
100g de mantequilla
Canela al gusto
Un bote de nocilla de almendras (190g)
500ml de nata para montar 
2 cucharadas soperas de azúcar
5 hojas de gelatina
100ml de leche
50g de chocolate negro para fundir
4 claras de huevo pasteurizadas o frescas

Elaboración:
Colocamos un papel de horno en la base de un molde con aro desmontable.
Trituramos las galletas hasta conseguir trocitos muy pequeños. Agregamos un poquito de canela.
Fundimos la mantequilla y mezclamos con las galletas hasta obtener una pasta homogénea y compacta. La colocamos en la base de la tarta y apretamos para que quede compacta.
Dejamos enfriar mientras preparamos la mezcla.
Ponemos agua fría en un bol e introducimos la gelatina para que se ablande.
Montamos las claras a punto de nieve, muy firme.
Fundimos el chocolate y mezclamos con la nocilla.
Calentamos la leche y cuando esté a punto de hervir, agregamos la gelatina y removemos hasta que se disuelva.
Añadimos la mezcla de leche y gelatina al chocolate y la nocilla y removemos muy bien.
Montamos la nata y cuando esté casi lista, agregamos 2 cucharadas soperas de azúcar para endulzarla un poquito.
En un bol juntamos la mezcla de la nocilla y la leche con la nata montada. Cuando esté integrada, incorporamos las claras con movimientos envolventes. Es muy importante mezclar todos los ingredientes a mano para que no baje y no pierda aire.
Dejamos enfriar en la nevera y a comer.


¿Fácil y rica verdad?


Además, se conserva bien en la nevera si las claras son pasteurizadas. Y no empalaga nada, ya que no tiene un gusto muy intenso a chocolate y es bastante suave.

Mañana vuelvo por aquí con Blogger Traveller. ¡Qué tengáis un feliz martes!





3 comentarios:

  1. Simples de fazer e ficou com um aspecto delicioso
    Gostei muito
    bjs

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Como te comenté en Facebook te ha quedado estupenda! Nocilla Almendras me encanta para los postres.
    Por cierto, me han gustado mucho las recetas que he visto de tu blog, asi que por aquí tienes una seguidora más.

    Besos
    http://delirioporeldulce.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. esa tarta tiene que ser una perdición! que buena! un beso!

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!