11 mar. 2015

Pan del bueno... ¡Néctar supremo!

Después de verano dejé un poco de lado mi afición panarra... Estos días atrás he vuelto a recuperar las ganas por hacer buen pan y por disfrutar de ello.

¡Por eso hoy os traigo un recetón que sabe a gloria!


Hace tiempo que veía en Youtube algún programa de Robin Food, pero desde que empezaron a emitirlos en Telecinco los veo a diario cuando vuelvo a casa.

Y cuand vi que Ibán Yarza iba a empezar a colaborar quincenalmente, me hice aún más fan.

Me gusta mucho el programa: es sencillo, bien explicado, con recetas de todo tipo y además muy divertido. David de Jorge me parece un tío genial y Martín Berasategui todo un maestro.

Además, las colaboraciones le han dado el toque más especial y las apariciones de Ibán Yarza son muy didácticas y provechosas. 

El pan que os traigo hoy está basado en una receta de pan integral de semillas que prepararon en un Robin Food en ETB hace bastante tiempo ya.


La he adaptado a mi gusto y gana, manteniendo las proporciones y cambiando las harinas y el resultado ha sido un pan riquísimo, tierno por dentro y crujiente por fuera y que sabe a gloria bendita.

Pan con fermento y mezcla de harinas

Ingredientes para el fermento:
200g de harina de espelta integral
120g de agua
3g de levadura fresca

Elaboración del fermento:
Mezclamos todos los ingredientes hasta formar una bola.
Tapamos con film y reservamos en la nevera hasta el día que vayamos a usarlo. Dos o tres días antes incluso. Y si es para usar en el mismo día, dejar fuera de la nevera tapada con film unas 4 horas, mínimo.

Ingredientes para el pan:
El fermento que hemos hecho previamente.
200g de harina Antic Baltà (es una harina que compro en una tienda especializada que mezcla varias)
50g de harina de fuerza
50g de harina de espelta integral
180g de agua
11g de sal

Elaboración:
Mezclamos las harinas con el fermento troceado y la sal y añadimos el agua. Mejor no añadirla toda de una vez y reservar un poquito por si hay que corregir.
Pastamos la mezcla y vamos amasando haciendo pequeños pliegues.
La masa queda algo pegajosa, pero está bien así. Reservamos en un bol tapado con film un par de horas.
Pasado este tiempo, sacamos la masa y le damos forma.
Colocamos un paño dentro de un bol y lo enharinamos. Dentro de este paño colocamos el pan con la parte bonita hacia abajo, es decir, hacia dentro del paño y tapamos. Dejamos un par de horas más de reposo.
Colocamos en un papel de horno y calentamos el horno a 240º con calor arriba y abajo y cuando el horno esté bien caliente metemos el pan.
Yo pulverizo agua justo cuando meto el pan y aprovecho ese vapor para hacer algo de corteza.
Pasados los 10 primeros minutos, bajamos a 200ºC y dejamos hasta que veamos que esté tostado.
En total, requiere unos 20 minutos de horneado aproximadamente.





Aunque el pan es algo laborioso por los tiempos de espera que tiene, merece muchísimo la pena.

Y lo mejor de todo, la ilusión de ver cómo cambia la masa, cómo huele y pensar que lo has hecho tú y te lo vas a comer sin dudarlo.


¡Así que todo el mundo a hacer pan y a llenar las casas del mejor olor del mundo!

Pronto tendréis más recetas y, como dicen en Robin Food... ¡Garrote!




4 comentarios:

  1. Adoro fazer pão e esse é bem ao meu gosto
    Ficou lindo
    bj

    ResponderEliminar
  2. Llegamos a tu cocina al olor citó de este pan y nos quedamos, te invitamos a visitarnos.
    Este pan tiene una pintaza genial nos lo apuntamos.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  3. No me parece muy complicado pero tengo una pregunta: Pulverizas el agua en el horno o sobre el pan? Te ha salido precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Justo cuando metes el pan en el horno, pulverizo la parte abajo del horno o las paredes. El pan, no, ya que se mojaría y no sé qué pasaría entonces.

      Un beso!

      Eliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!