8 abr. 2015

Mermelada de fresa y pimienta rosa

Desde bien pequeña he sido muy maniática con la comida. 
Las verduras son uno de mis huesos y en temas de dulce, aunque no lo creáis también tengo mis manías. Y una de ellas era con la mermelada. Digo era, ya que desde que probé la mermelada casera y no quiero compartirla con nadie.



Las fresas me encantan y la mermelada de fresa nunca me ha entusiasmado... Pero se me encendió una lucecita cuando vi la mermelada casera de Gabi del blog Bikisimas.

Decidí que tenía que probarla y claro... Tenía que hacerla yo. Y el resultado me ha gustado tanto que hasta voy a probar otros sabores.

Y no creáis que solo se toma en tostadas, no. La he probado en yogur, para decorar una tarta, para mezclar con leche y hacer batido..  En realidad con lo que se os ocurra.


Mermelada de fresa y pimienta rosa

Ingredientes:
1kg de fresas limpias y troceadas
500g de azúcar
El zumo y la pulpa de un limón pequeño 
7g de pimienta rosa


Elaboración:
Dejar en una cazuela las fresas troceadas con el azúcar y el zumo y la pulpa del limón. Debe estar así mínimo 2 horas.
Es importante ir moviéndolos de vez en cuando.
Pasado el tiempo de espera colocamos la cazuela a fuego fuerte hasta que empiece a espumar. Aquí también hay que ir moviendo para que se pegue... Si se pega la mermelada no nos va a salir. 
Con paciencia, vamos retirando toda la espuma.
Si vemos que la espuma se va a desbordar del recipiente, retiramos del fuego y lo hacemos ahí.
Bajamos el fuego y cuando lleve 20 minutos más o menos, añadimos la pimienta machacada y la integramos en la mezcla.
Si no queremos trocitos, batimos la mezcla cuando lleve una media hora.
Empezaremos a ver que la mezcla se va arrugando por las paredes. En ese momento está hecha.
Sacamos un pegotito y lo dejamos en un plato que hemos metido previamente en el congelador unos 20 minutos.
Si pasamos el dedo por el medio del pegote de mermelada, y vuelve a su sitio lentamente, o no vuelve, ya tenemos la mermelada.
Yo he esterilizado los botes en el microondas, y he hervido las tapas. La mezcla de mermelada se coloca caliente y se deja el bote boca abajo para que haga el vacío solo sin tener que calentar al baño maría.





Si os quedan dudas, Gabi en su blog, Bikisimas tiene un post genial en el que explica cómo hacer mermeladas paso a paso. Doy buena fe que es genial. Sin todo lo que explica, yo no habría hecho mermelada jamás.

Podéis leer el post en el que lo explica pinchando aquí.

Si queréis ver su receta de mermelada de fresa, que es la que yo he hecho, pero mejor explica, pinchad aquí.


La semana que viene tengo en mente publicar una receta sana, igual que esta. Pero no prometo nada. La primavera me abre el apetito hasta límites insospechados... jajaja

¡Nos vemos el próximo miércoles!

3 comentarios:

  1. Ole oleeee oleeeeeeee, te ha quedado genial !!!!
    Cuanto me alegro de que te hayas enganchado a las mermeladas caseras.
    Y me alegro muchísiiiimooooo de que sigas mi lema "No sólo de tostadas vive una mermelada" !
    Gracias Sheyla, por hacerla, compartirla, etiquetarme.... GRACIAS !
    Un beso grande guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya te he dicho en instagram... Gracias a ti! Estoy encantadísima probando mermeladas, texturas y le estoy cogiendo el gustillo!

      Es un gran descubrimiento y me chifla!

      Besos!!

      Eliminar
  2. Me tienta mucho hacer esta mermelada ya que parece muy sencilla. Si la hago, te lo comento. ;)

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!