11 jun. 2015

Spritzer

Que levante la mano al que le guste empinar un poquito el codo. ¡Yo, yo, yo!

A ver, no es que me beba hasta el agua de los floreros, pero con el calor me entra con más facilidad una cervecita o un cóctel.

La propuesta de hoy es sencilla a más no poder y además, baratita.

El Spritzer es un cóctel sencillo a base de vino blanco y gaseosa, soda o agua con gas. Vamos, un vino con casera de toda la vida, pero tuneado y mejor puesto.

En esta ocasión, le he añadido un puntito de limón exprimido para darle más gracia al asunto.

La receta es sencilla y no necesita más de un minuto, creedme. He preparado el cóctel mientras hacia las fotos para que podáis ver cómo hacerlo.


Además, hay una versión con vino granizado que es algo más alcohólica y tiene su puntito también. Así, dos por uno.

Spritzer

Ingredientes para una copa:
Una parte de vino blanco
Dos partes de gaseosa
Un poco de limón exprimido
Cáscara de limón
Hielo

Elaboración:
Colocamos los hielos en la copa y les damos unas vueltas para enfriar el recipiente. Retiramos el agua sobrante.
Añadimos el vino al gusto. Más o menos el tercio de la copa.
Con cuidado para no levantar mucho gas, incorporamos la gaseosa, la soda o el agua con gas. Si queréis más dulce, gaseosa, si queréis menos, soda.
Exprimimos directamente un poco de zumo de limón y añadimos un trocito de cáscara.

¿Cómo hacemos el granizado de vino?
Colocamos la cantidad de vino que queramos granizar en un recipiente y lo metemos en el congelador.
Pasadas un par de horas, con ayuda de una cuchara, levantamos el vino para que no acabe de cristalizar y colocamos en una copa. 
Seguimos haciendo el cóctel igual que antes, pero sin hielo.


La copa fresquita
Como veis, es tan sencillo que lo hace cualquiera. No me lo podéis negar.

El vino que utilicéis le dará un punto u otro. Yo he utilizado el Frizz 5,5 de Codorniu que me enviaron en la Degustabox de este mes. 

Lo cierto es que me lo hubiese bebido sin problema alguno y sin combinarlo. Es un verdejo muy rico y dulzón, con menos alcohol que un vino normal. Por tanto, es perfecto.

Bien cargadito, mejor

Por cierto, si queréis comprar vuestra primera Degustabox, utilizando el código KBL6A, la caja costaría 9,99€ en vez de 14,99 (gastos de envío incluidos).

Desde luego que cada mes envían productos nuevos y otros que ya conoces pero que merecen la pena. 

El precio está bastante ajustado y sales ganando. Pensad en la botella de vino con la que he hecho el cóctel, que ya vale cerca de lo que cuesta la caja.

Además, leche de almendras con chocolate, café para llevar, té en bolsitas y un montón de cosas ricas para probar.


Con vino rosado también queda buenísimo, incluso cambiando el limón por naranja o manzana.

Espero que lo probéis para animar un sábado por la noche o un domingo soleado con una latita de berberechos y unas patatas fritas.

¡Hasta el próximo miércoles!









2 comentarios:

  1. Ja, ja, pues yo últimamente me bebo hasta el agua de los floreros. Gracias por la idea. Un besico y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Que sencillo, me apunto la idea! La verdad es que tienes toda la razón, con el calorcito apetecen cada vez más este tipo de bebidas bien fresquitas ;) Bss

    ResponderEliminar

Gracias por hacer crecer mi blog con tu comentario. ¡Los leo todos y también contesto a ellos! ¡Mil gracias por visitarme y escribir aquí!